Taller de voz

Esta entrada también está disponible en: Euskera

hablar en público

Para algunas profesiones la voz es la esencia sobre la que se construye y desarrolla todo el trabajo, supone el principio y el fin. La voz es una manifestación del “yo” más íntimo, podemos decir que tal como somos así hablamos, o viceversa.

La voz es la parte más emotiva de nosotros y nosotras pero muchas veces es lo que menos cuidado tiene por nuestra parte, a pesar de que se quiebra fácilmente, es la parte de nuestro cuerpo más olvidada. Estamos acostumbrados a que la voz se equilibre “sola” cuando los otros factores implicados se equilibran en nuestro interior.

Es preciso conocer y sentir nuestra voz para encontrar un equilibrio sonoro que nos proporcione una eficacia y control adecuados.

Objetivos

  • Conseguir unos hábitos “saludables” en el uso de la voz hablada.
  • Tomar conciencia de las situaciones de estrés para no “cargar” la voz.
  • No competir en intensidad sonora: nuestra voz en situaciones de ruido.
  • No hablar demasiado rápido que dificulte una correcta administración del soplo y una buena vocalización.
  • Evitar tensiones “automatizadas” a nivel de cuello y hombros.
  • Aprender a tener en cuenta las condiciones acústicas del local donde se desarrolla la mayor parte del tiempo de trabajo.
  • Mejorar la emisión de la voz con eficacia respiratoria.

Contenidos

Respiración

  • Conseguir una buena respiración diafragmática, con eficacia respiratoria.
  • Lograr tener una espiración correcta, que tenga la suficiente presión de aire para conseguir un sonido “natural”.
  • Controlar la espiración con el diafragma.

 

Postura corporal y relajación general

  • Colocación de hombros, mandíbula inferior, evitar tics en la cara, tomar conciencia de la verticalidad.

 

Emisión

  • Cuidar el ataque del sonido y evitar el golpe glótico.
  • Conseguir un buen sonido de acuerdo a las características respiratorias (cantidad y calidad del aire espirado) de cada persona.
  • Ser capaces de: subir y bajar el tono de la voz, aumentar y disminuir la intensidad, etc…

 

Moldes vocálicos

  • Conseguir una buena articulación y/o posición de la boca:
    • Relajación mandíbula inferior
    • Colocación de la lengua
    • Apertura adecuada a cada vocal y conseguir un “molde” para cada vocal.

 

Voz hablada

  • Realizar ejercicios que sirvan para un mejor control de la voz hablada.

 

Observaciones: llevar ropa cómoda y un espejo de mano

Taller impartido por Isidro Vidal

Responder